Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Firmiana. Parasol de China. (Firmiana simplex)

Estas son las semillas de la "firmiana", el "parasol de la China", árbol caducifolio de origen oriental: China, Japón, Vietnam..., recientemente incorporado a nuestras calles y jardines.

Se trata de un árbol que puede llegar a unos 15 ó 20 metros y que, por su denso follaje caduco, es muy apropiado para nuestros medios urbanos. Vemos ahora una firmiana situada en Barcelona, junto a la plaza de Pio XII...



Es reciente en nuestras ciudades pero tampoco tanto... 


Aqui vemos, por ejemplo, un ejemplar situado en la plaza de la catedral de Barce-lona, delante de la sede de la Caja de Catalunya.






Su tronco es recto, columnar. Su corteza, es suave, de tonos verdosos; con algunas manchas más oscuras,






Son árboles densos, con muchas y grandes hojas. Son hojas palmadas, alternas, con varios lóbulos que acaban afilándose, como ahora podemos comprobar...
Son hojas que recuerdan algo a las de las higueras: grandes, de un verde profundo por el haz,



Y más claras por el envés: aunque quizás no tanto como en esta foto, que está tomada casi a contraluz...






 Las flores de estructuran en inflorescencias muy ramificadas -panículos, o sea: espigas de flores-, de tono pardo: vemos las de un pequeño "parasol" situado subiendo a Montuich...








Contemplamos ahora de cerca, a la izquierda, una de las "florecillas" de la inflorescencia: Véis que tiene cinco pétalos con base de color rojo y el resto amarillo,  y una particular columna central: son ciertamente flores complejas.





Los frutos son secos, "dehiscentes", es decir, frutos cerrados por valvas -como hojas- que se abren naturalmente para que salga la semilla...



Los frutos siguen, como es lógico, la misma estructura, en panículos, de las flores


Vemos ahora un numeroso grupo de frutos...






En efecto, los frutos se abren: se separan sus 4 ó 5 valvas, endurecidas, y muestran sus semillas: las dejan libres.








En principio, los frutos y semillas pueden mantener su juvenil color verde. Más adelante se tornan pardos, tostados: dan un peculiar colorido a los árboles: verdes por sus hojas pero con grandes grupos colgantes de frutos secos y semillas aun no desprendidas, de tonos pardos.


Aqui vemos, muy de cerca las semillas, ya libres...

Acabamos con la perspectiva de otro "parasol de China", situado éste en una plaza del barrio de Les Corts, en Barcelona.

5 comentarios:

  1. Ya me decidí! Buscaba este tipo de árbol pero no recordaba su nombre. De buena altura, caducifolio, tronco angosto a la madurez y lo más importante para mí, generosa sombra. Gracias por este post!
    Carlos M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Carlos: me alegra que este blog te haya sido útil. Recibe un cordial saludo

      Eliminar
  2. Hola, consegui ayer semillas de este arbol plantado a cuadras de casa y las plante, queria saber si lograre plantitas de ellas. Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Como se quita las manchas que producen el la ropa muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Que alegría, encontrar este blog, ponía timidamente paraguas.... hojas grandes.... Viví mucho tiempo en una casa que tenía dos ejemplares de estos bellos árboles y a mis pequeños les decía pue los envolvería en un hoja de lo grandes que eran y hoy con 30 años elos recordaban sus semillas que yo colectaba para adornar.... Hoy que estudio arbolado público me llena de dicha encontrar el blog e iré por la poesía de su abuelo. Muchas Gracias. Aquí en Montevideo Uruguay no son comunes, pero encontré lejos de los otros toda una avenida de álguien que los cultivó. Silvia.

    ResponderEliminar