Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

jueves, 30 de noviembre de 2017

Acacia resinosa; Mimosa siempre en flor (Acacia retinodes)

Se trata de una mimosa, una acacia, peculiar: es de hoja perenne y florece varias veces al año: es pues muy distinta de las mimosas que conocemos...  De ahí sus significativos nombres: "mimosa de las cuatro estaciones", "mimosa de tot l'any", "mimosa siempre en flor"; también "acacia verde", "acacia plateada", etc...

Esta foto está tomada a final de Noviembre...



... y como se ve en la siguiente fotografía, esas flores, acompañadas de follaje verde, se dan cuando ya están secas las clásicas legumbres que son los frutos de esta planta -las vemos, ya de color marrón oscuro, debajo de las flores- como corresponde a finales de Otoño y a Invierno: 


                                                                                                  Este es el árbol "propietario" de esas flores.




Es una especie originaria del Sur de Australia.



                                              Son árboles con una altura máxima de 6 u 8 metros, con un follaje glauco, casi plateado...                                                             
                                                    Éste ejemplar está situado en Barcelona, en Montjuich, en el llamado Jardín de aclimatación.                                                                                            
                                                    El tronco de este árbol se bifurca enseguida, dando lugar, como veremos, a dos "copas"                                                    

                                                                                                                            Son troncos de corteza más bien lisa, de color verde-gris. Troncos muchas veces inclinados o tortuosos                                      

                                                                                                                                                             Vemos aquí cómo la rama de la izquierda da lugar a una segunda "copa", más pequeña, que se acerca a un vecino "podocarpo". la rama bifurcada de nuestro árbol aparece a la derecha y abajo en esta fotografía; la pequeña "segunda copa" de la mimosa apenas se distingue a la derecha del podocarpo. 


                                                                                                                        En esta fotografía sí se ve mejor esa "segunda copa" de nuestra mimosa, tras casi "atravesar" el podocarpo.                                                                                                                                                      Es, de todos modos, una "copa" poco representativa del porte de estos árboles

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          Pero, volvemos a la copa principal: esta es la vista de la rama de la derecha del tronco... y, en efecto, el conjunto de tronco y rama resulta inclinado y tortuoso:



                                                                                                                                                                                                                                                                                              Y aquí está la copa. Son copas muy densas y, de ordinario redondeadas                                                                                                                                                                                                                                                                           




Sí se presenta como redondeada la copa de esta otra "acacia resinosa". Se trata de una acacia plantada en el barrio de Roquetes. La mimosa está a la sombra en un día excepcionalmente soleado.


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            También el tronco de este árbol es tortuoso y muy inclinado. Notablemente inclinado...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         Veremos cómo esa inclinación del tronco casi proyecta la copa de este árbol contra un edificio vecino...



                                                                                                        Es un árbol que confirma la idea de que las copas de este tipo de acacias son más bien densas.                                                                                                                                                                               Además, nos da fácil entrada para hablar de las hojas ya que, pese a la distancia, ambas fotografías permiten distinguir bien las hojas


                                                                                                                                                                                                      De hecho, las hojas no son propiamente "hojas" sino que son "filoides", es decir, peciolos convertidos en hojas.                                                                                                                                                                                               Pero considerándolos "hojas" hay que calificarlas como simples, alargadas y estrechas. Miden entre 3 y 20 centímetros de largo y  son ciertamente muy estrechas: de 3 a 15 milímetros; son de un color verde-azulado o glauco. Pueden ser rectas o curvas y terminan en un ápice agudo. Tienen su nervio central muy destacado; no así los restantes.



Ya conocemos las flores: se reúnen en inflorescencias axilares con entre 6 y 15 "capítulos" (es decir: glomérulos) globosos de color amarillo y unos 8 o 10 milímetros de diámetro


Las pequeñas flores son pentámeras y moderadamente olorosas. Lo más peculiar es la reiterada floración a lo largo del año, particularmente en Primavera y Otoño


Pues aquí están los frutos: son legumbres muy planas, de unos 3 a 15 centímetros de longitud y de unos 6 u 8 milímetros de anchura. En esta primera foto casi se confunden con las hojas, pero son más curvas y algo más claras que ellas.


En esta otra fotografía sí se distinguen muy bien de las hojas. Muestran claramente además sus semillas:


                                                                                                                                                                                               Acabamos viendo este otro ejemplar, mucho más joven, plantado también en Roquetes.                                                                                                                                                                                                                                                                                    Confíemos en que esos dos "rodrigones" de apoyo, dispuestos por los servicios de jardinería del Ayuntamiento de Barcelona eviten la tortuosidad e inclinación que hemos visto en otros casos.



viernes, 3 de noviembre de 2017

Fresno de flor. Freixe de flor. (Fraxinus ornus)

El fresno de flor es un árbol originario  del Sur de Europa y del suroeste Asia.  Se le llama también "fresno del maná", "fresno de olor", "orno"... como ya veremos. Es un árbol muy presente en numerosos jardines y parques de toda Europa, ya desde antes de 1.700


Se trata de un árbol caducifolio de no gran tamaño: 12 ó 15 metros de alto, como máximo. Su tronco puede llegar en ocasiones a un metro de diámetro



Es un árbol de amplia copa y, de ordinario, densa. Tendente a un porte esférico




Este fresno de flor está situado en Barcelona, en un parque de Montjuich. Lo vemos ahora desde otro ángulo:






En el sur de Italia y Sicilia se cultiva para obtener de su tronco un liquido estimado por sus propiedades de medicina popular: líquido denominado "maná"; de ahí uno de los apelativos del árbol: "fresno del maná"




El tronco que es derecho, recto, posee una corteza gris, tendiendo a pardo-amarillenta. 





Es una corteza lisa, incluso en ejemplares muy adultos. Aquí lo vemos:






Las hojas, como en todos los fresnos, son compuestas imparipinnadas.





Son hojas de color verde-mate por el haz y verde más pálido en el envés.  


Se distribuyen en forma opuesta en las ramillas. Son compuestas, de 5 a 9 folíolos, de hasta 8 centímetros de longitud. Foliolos lanceolados u ovato-lanceolados. El folíolo terminal es semejante a los laterales.


De ordinario son folíolos agudos hacia su extremo; y algo redondeados en su base A veces con el borde ligeramente aserrado. 
No obstante, caben notables variaciones en el tamaño y forma de los folíolos. Las de la anterior fotografía son de nuestro ejemplar de Montjuich.

Pero vemos ahora parte del tronco y un conjunto de hojas de otro fresno de flor, situado éste en el jardín de la Universidad de Barcelona: comprobamos que, sobre el mismo "patrón" son folíolos bien diversos de los anteriores.


La siguiente fotografía añade a las hojas una yema. Podéis verla en el centro, un poco a la derecha. De color gris-amarillento.


Mucho mejor se ve esta yema. Son yemas "de invierno"; se comparan con la "mitra" de un obispo: en efecto se parecen a ellas.


Las yemas son de color gris o gris amarillento, color diverso, pues, del de las yemas de los Fráxinus excelsior, fresnos de hoja grande  con yemas de color negro, y del de las yemas del Fraxinus angustifolia, fresnos de hoja pequeña con yemas de color pardo

La floración de estos fresnos es muy característica: surgen las flores en densos panículos de entre 10 y 20 centímetros de largo  al final de la primavera, cuando aparecen también las nuevas hojas.


Son flores de color blanco o crema, pequeñas: de 4 pétalos de unos 5  o 6 milímetros, muy juntas, amazacotadas. Esos panículos son muy vistosos y espectaculares; aparecen o en el término  de ramillas, o en axilas. Aquí vemos una de esas inflorescencias axilares 


Son flores muy olorosas. De ahí ese otro nombre de estos fresnos: "fresnos de olor" : 

Aquí otro conjunto de flores de un fresno: bien blancas éstas.


Flores que aún ampliando la fotografía continúan resultando poco definidas: lo notable y vistoso es su conjunto, las inflorescencias en panículo:


Otra visión de nuestro árbol del Botánico


El nombre "orno" procede, al parecer, de que estos fresnos se cultivaban en lugares montañosos: "orno" es un término latino que se aplica a las montañas...: sería un fresno de las montañas...  

viernes, 20 de octubre de 2017

Vid (Vitis vinifera)

La vid es una planta que ha acompañado al hombre desde el inicio de la Civilización: su cultivo acompaña a la civilización humana, ya desde el Neolítico. Conocemos la supuesta estima de los dioses mitológicos, como Baco, al vino, y la real estima por él de tantos personajes bíblicos. Tiene además una gran importancia económica, por su consumo como fruto fresco... y, más todavía, por el consumo de los vinos que produce mediante fermentación

Pues bien, aquí tenemos una joven vid. Una cepa nueva  plantada en un jardín de Sans, en Barcelona... ¡encima de las vías del tren!:


La "cepa" es el conjunto de tronco, sarmientos, pámpanos, zarcillos y demás elementos de la planta que ahora detallaremos... Todos esos elementos reciben su fuerza vital del tronco de la cepa, que se mantiene vivo a lo largo de los años.

Vemos uno de esos troncos: son troncos retorcidos, tortuosos, que si no fueran podados podrían alcanzar los seis metros de longitud


Vemos otro de esos troncos: su corteza es gruesa y áspera. Se desprende en tiras longitudinales:


Las ramas de la cepa de la vid se llaman "sarmientos". Son unos vástagos que brotan cada año del tronco (o de algún sarmiento del año anterior conservado en parte). Estos "sarmientos" son brotes nuevos de la cepa, herbáceos al principio, que crecen con fuerza a su inicio: crecen, jóvenes y verdes, muy deprisa: hasta casi 5 centímetros al día. Aquí vemos uno de esos brotes jóvenes, surgiendo acompañados de hojas...:






Los sarmientos son los responsables del crecimiento de todas las estructuras vegetales de la planta: hojas,  inflorescencias e  infrutescencias , zarcillos,... y uvas


Ahora otro de esos jovencísimos sarmientos; brotando éste del resto de un sarmiento seco del año anterior...:


Los sarmientos desarrollan toda la vida de la planta: parecen plantas independientes, autónomas; pero su vida depende, lo sabemos, de su vinculación con el tronco de la cepa, que aparentemente ha desaparecido. En verano, al fructificar, los sarmientos van siendo cada vez más leñosos hasta acabar siendo unos muy secos palitroques 



He aquí una vid un poco especial con dos grandes sarmientos muy separados. En otoño, tras la vendimia y la caída de las hojas, se procede a la "poda seca": se podan casi todos los sarmientos, ya secos, se dejan un par o tres, para que puedan facilitar en primavera la aparición de nuevos sarmientos. En este caso, será una fácil poda...


Al principio, las vides -su conjunto se denomina "viña" y/o "viñedo"- se plantaban en forma muy desordenada y masiva: hasta 4000 cepas por hectárea; y en terrenos de poca calidad. Más adelante se racionalizó el cultivo: los viñedos se ordenaron para permitir una mejor vendimia -el corte de las uvas- hasta llegar, poco a poco, a nuestros actuales viñedos, muy sofisticados, que permiten el paso de maquinaria agrícola por entre las filas de cepas. La presente viña, situada cerca de Canet d'Adri, en Girona, es aún un poco caótica. Pero nos permite ver una higuera que cierra uno de sus laterales: viñas e higueras son un conjunto muy tradicional...



La vid también se cultiva en "altura", en parras, que aprovechan los "zarcillos" de la planta para encaramarse a rejas, alambradas, mástiles u otros elementos que constituyen los llamados "emparrados".  La siguiente vid, elevada, nos permite ver muy bien sus hojas.



Las hojas de la vid se llaman "pámpanos". Son hojas pecioladas, dispuestas en forma alterna, grandes y partidas en cinco lóbulos puntiagudos. 



Los "zarcillos", son estructuras especializadas de una planta trepadora -en este caso de la vid- que permiten a la trepadoras adherirse a otra planta u objeto y ganar altura y solidez. Aquí vemos algunos de ellos "sin trabajo" pero preparados:


Y aquí tenemos otro zarcillo en pleno trabajo: adherir un sarmiento a un cable de la casa vecina...: de hecho, los zarcillos, flexibles al inicio, se enroscan y endurecen en cuanto encuentran soporte...


Una nueva fotografía de nuestro primer sarmiento. Veis que surge de el, abajo a la izquierda, una formación algo caótica que es el inicio de una inflorescencia. Una vez madura y abierta se distinguirán más claramente las flores, en racimos, que darán después lugar a los frutos: 


Pues aquí tenemos uno de esos racimos de frutos. Los frutos son bayas muy líquidas, como globos, con 2 ó 4 semillas cada una:


He aquí una cepa con muchos racimos: es lo normal. El problema es que las uvas no están aún maduras, están un poco verdes y la foto pierde gracia; lo mejoraremos en el futuro:


Y aún otra cepa llena de frutos... verdes


Bueno: pues veamos ahora unos racimos de uva, madura y apetecible:


Una historia tan larga ha ocasionado centenares, millares de variedades de uvas... Se habla de más de 5000 "cultivares", pero es de suponer que muchos de ellos son, en realidad, nombres distintos de una misma variedad...   Evidentemente son incontables y variados los tipos de vinos que se consumen en todo el mundo.

sábado, 26 de agosto de 2017

Ciprés de los pantanos (Taxodium Distichum)

El  Ciprés de los pantanos también llamado ciprés calvo es una conífera bien notable. Se encuentra a gusto en ambientes pantanosos y lacustres. Esta fotografía que veis no es de Louisiana o de Florida, aunque lo parece... Es de Barcelona, del lago del parque de la Ciudadela... Atrás, hay abundante flora tropical: palmeras sobre todo... Pero delante, dentro del lago, están nuestros "taxodios". Más grandes a la izquierda y a la derecha y de mediano tamaño por el centro... El mayor es el de la izquierda, ¡gran ciprés calvo!. En el lago, cantidad de patos... y otras aves acuáticas.



                                          Aquí  lo tenemos. Son árboles caducifolios,  de gran empaque: suelen llegar a los 40 metros de altura; no es nuestro caso   por el momento                                                                                                                                                 Árboles originarios de La Louisiana,  de  las orillas del Misisipi, de Carolina del  Sur, de Texas...                                                                                                       Una de las pocas coníferas capaces de vivir dentro del agua. Y una de las pocas coníferas caducifolias, es decir, que pierden sus hojas cada año.
Y, en efecto, vemos ahora el estado invernal de otros tres cipreses calvos, situados éstos en la laguna del jardín de "Can Vidalet", en Esplugas del Llobregat. Ciertamente son taxodios mucho más jóvenes que los de La Ciudadela... pero preciosos y llamativos en Primavera. Fijaros en lo grueso de la parte baja de su tronco.



                                                                                                             Este es otro de los grandes  "taxodios" del parque de La  Ciudadela.                                                                                      Son árboles  de porte piramidal, majestuoso         simétrico, y    con ramas         horizontales.                                                                                 Lo más característico de esta especie es lo ensanchado de la base de su tronco -lo cual asegura su estabilidad-  y , más aún, la presencia de numerosas "raíces aéreas" que  sobresalen de la superficie del agua hasta un metro o más; ¡buscan el aire libre!: se llaman "pneumatóforos" y ¡colaboran en la oxigenación del árbol!                                                                                                               Aquí podemos observar esa gran base del tronco de este ciprés calvo; gran base constituida en muy buena parte por las raíces aéreas que surgen junto al tronco; a la izquierda en la fotografía. Ciertamente es un ambiente muy estimado por todo tipo de patos: 


Y muy notables pneumatóforos  los de este otro taxodio. Son tan notables  que dudo si serán simples pneumatóforos o si se confundirán con formaciones pétreas anteriores...: los expertos tendréis que dictaminar...




                                                                               Tronco: derecho, columnar, ramificado, con un cierto aire de "candelabro".                                                                                                            Troncos con corteza fibrosa, de color pardo, casi rojizo, con largas hendiduras verticales poco profundas.                                                                    La madera de estos troncos es de gran calidad, muy duradera, de color rojo oscuro. Se ha utilizado para construcción a la intemperie, para ebanistería, para construcción de buques, etc: en resumen, una madera muy estimada.                       

Es un árbol que vive en medios acuáticos y también en terreno firme. Aquí vemos, por ejemplo, uno de los ejemplares plantados en el precioso jardín de una importante entidad financiera del Vallés: 


Las hojas de los cipreses calvos son aciculares, agudas, pero no punzantes. Miden, aproximadamente un centímetro o un centímetro y medio de longitud, por un milímetro de anchura. Son lanceoladas, de consistencia flexible.


El follaje es verde claro en primavera, tanto por el haz como por el envés. Las hojas en verano amarillean y viran al rojizo en otoño. En cualquier caso, como podéis ver, son colores limpios, atractivos.


Los frutos son las clásicas  piñas de los cipreses, los "gálbulos"; de color verde claro al principio, algo azulados después, y al fin rojizos, según van madurando. Con cortos pedúnculos o sin ellos: aquí vemos algunos de ellos; son muy numerosos. Son globosos u ovoides. Están formados con 18 o 20  escamas de peculiar relieve.



                                                                                   Una segunda variedad de los Taxodiums  es la denominada "Taxodium distichum imbricatum", distinta de la clásica "Taxodium distichum distichum", que hemos visto hasta ahora.                                 

                          El árbol de la izquierda es un clásico ejemplar de esa especie o variedad                                                                                                                                                       Hay autores que prefieren condiderar que más que de una variedad se trata de otra  especie  que denominan "taxodium ascendens"        
                                                   
Este es el ejemplar de la fotografía anterior  fotografiado desde el ángulo opuesto:

                    

Se trata de un árbol relativamente joven plantado en Can Borni, en la falda de Collserola, en Barcelona. Estos árboles suelen ser más bajos que los "distichum distichum". Tampoco huyen del agua pero, de ordinario, apenas generan pneumatóforos. Proceden también del sudeste de los USA.                                                                              




                                                                 Ese es el tronco de este árbol: derecho, de buena madera, con una corteza marcada por estrias horizontales no muy profundas...
Muy distintas de las hojas de los "Taxodium distichum distichum" son las de los "Taxodium distichum imbricatum". En efecto:  son más pequeñas (miden entre 3 y 10 milímetros), aciculares o lineales muy estrechas; son hojas que se ajustan a los brotes jóvenes. A la vez esos brotes son largos, curvos...: el resultado es un follaje muy particular, original, poco común, como aquí vemos:


Especie monoica (con flores masculinas y femeninas separadas en el mismo árbol). Flores en inflorescencias colgantes: las masculinas acaban en racimos cortos y apretados, de color que tiende al rojizo: En principio vemos aquí alguna de esas inflorescencias masculinas. 


Los gálbulos de los "distichum imbricatum" no se diferencian sensiblemente de los de los árboles  "distichum distichum": gálgulos que como aquellos alojan dos semillas aladas debajo de cada escama.

Vamos terminando contemplando de nuevo uno de los cipreses calvos del lago de La Ciudadela


Y aquí la orilla del lago que desde luego invita a unos paseos muy amables, familiares...:



Como es lógico está aumentando mucho el número de parques y jardines que se enriquecen con "taxodios", allí donde es posible...