Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

jueves, 16 de agosto de 2012

Avellano. Avellàner. (Corylus avellano)

El avellano, "avellàner" en catalán, es un árbol de amplia distribución geográfica: se extiende por toda Europa y por el norte de Asia.  Se cultiva desde varios siglos antes de Cristo. Aunque mayoritariamente es un árbol silvestre. 


Ese avellano está situado cerca de Queralbs, en el Pirineo Catalán. Reconoceremos ahora sus típicos frutos: las avellanas:


Son árboles de amplia copa, desordenada, que crece desde muy cerca del suelo. Forman grandes masas de vegetación como sotobosque de los abetales y en las laderas de la media montaña.

Con frecuencia bordean los caminos que siguen los excursionistas: los delimitan...


... en efecto, sus troncos y sus ramas que nacen cerca del suelo crean una maraña difícilmente franqueable...


Son troncos constituidos por numerosos "subtroncos". Tienen una corteza lisa, de color pardo claro.


Las hojas, caducas, son casi tan anchas como largas; vienen a medir unos 8 ó 10 centímetros de longitud. Tienen sus bordes aserrados, y acaban en punta. Vemos ahora unas cuantas.


Más de cerca. Son de un bonito color verde claro tanto por el haz como por el envés. Las recubre una ligerísima capa de pelos.


Su fruto, la avellana, cuenta con una cáscara leñosa, blanca al inicio, que se va tornando parda o marrón conforme madura. En su interior una gran semilla, de notable calidad, que se utiliza en repostería... Vemos ahora unas avellanas jóvenes...


Y otras avellanas, ya maduras. Se liberan entonces de una vaina herbácea que las mantiene hasta ese momento sujetas al árbol. 


Aquí, avellanas de la anterior cosecha y de la futura...


Acabamos incluyendo una foto de otro avellano próximo a Queralbs, joven y airoso...


No hay comentarios:

Publicar un comentario