Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

jueves, 3 de abril de 2014

Ciprés fúnebre. Ciprés llorón chino. (Cupressus funebris)




El ciprés "fúnebre" o "llorón" es un árbol de la familia de las "cupressaceas" estimado por su belleza ornamental. 





Puede llegar a medir unos 25 ó 30 metros de altura.





Es una especie "importada" de China en tiempo inmemorial


Este ejemplar está situado en el centro del jardín de la Universidad Central de Barcelona.




Se trata de un jardín pequeño pero riquísimo en especies vegetales.





Es éste un árbol de tonos grises, dotado de ramillas finas muy colgantes que le dan el aspecto "llorón"


Este otro ejemplar está situado en la falda de la sierra de Collserola, en Can Borní.




La madera de estos árboles es muy estimada y utilizada en construcción.



La corteza, parda o grisácea, es poco gruesa. Con grietas longitudinales.


Este es el tronco del árbol de la Universidad: 

                                                                       Y éste es el tronco del árbol de Can Borní. Se trata de un peculiar tronco que se bifurca en su mismo origen.                                                                                                                                                                                            En cualquier caso intuimos la suavidad de su corteza y sus grietas.          
Las hojas de estos árboles tienen forma de escamas y se imbrican unas con otras cubriendo las ramillas que las sustentan. Miden unos dos o tres milímetros cada una.                                                                                                                              Son hojas de color verde-azulado que, junto con el hecho de que las ramillas son muy colgantes, configuran el peculiar porte de la especie. 






Vemos aquí, a la derecha, un conjunto de ramillas colgantes, con sus hojas. 





Apreciamos ese peculiar color verde-azulado.  











Las inflorescencias masculinas se sitúan al término de las ramillas. Se trata de unas como pequeñas piñas de color amarillo: son los típicos "estróbilos" ó conos característicos de todos los cipreses, y portadores de infinitud de granos de polen:


Los conos femeninos son globosas, más grandes: de unos 10 ó 12 milímetros de diámetro. Están formados por 8 escamas


Como vemos, tienen también la clásica forma de los conos femeninos de los cipreses.


Son de color verde al principio. Pasan a pardos al madurar, en la segunda temporada. Ahora vemos uno de ellos. Cada una de sus escamas libera varias semillas...


Una nueva perspectiva del ciprés de la Universidad de Barcelona en una época en que se presenta menos "fúnebre":


 En efecto, es un árbol "llorón" cuyas ramas generan una especie de mamparas naturales, como biombos, que crean unos espacios sugerentes. Ahora vemos uno de esos "biombos":



                                                                                                                                                                                                                                                                            Por último una fotografía del ciprés de Collserola en un momento en que se presenta verdaderamente "funebre"






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada