Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

domingo, 15 de mayo de 2016

Fotinia serrulata (Photinia serratifolia)

La Fotinia serrulata, también llamada "serratifolia"es una planta de origen oriental: China, Japón..., utilizada tradicionalmente en esos países como planta de jardín. De ordinario es arbustiva. No obstante, puede llegar a ser un árbol de 8 ó 10 metros de altura. Ese es el caso de esta fotinia del jardín de la Universidad de Barcelona





Y también el de esta otra que está situada justo delante de Can Sentmenat, en la falda de Collserola.


Son árboles perennifolios caracterizados tanto por su bella y abundante floración primaveral, como por el variante color de sus hojas.
Este tercer ejemplar está en el parque de Ca L'Arnús, en Badalona. De hecho es un parque con muchas de estas fotínias, de relativo gran tamaño. Esta, fotografiada en primavera, muestra, si bien de lejos, su abundante y blanca floración:


Vemos ahora unos ejemplares arbustivos: nos permiten observar la masiva floración


Acercándonos comprobamos cómo sus flores son realmente bellas:  son flores hermafroditas, blancas, muy nítidas e impactantes, de entre 6 y 10 milímetros de anchura:


Normalmente vienen asociadas en inflorescencias del tipo "corimbos terminales", muy densos, como vemos:


Los troncos de estas "grandes" fotínias son recios, erectos aunque tienen cierta tendencia a la inclinación... Aquí el tronco del ejemplar del jardín de la Universidad:


                                                                                                              Y, a la derecha, el de la finca de Can     Sentmenat.                                                                                                                                                                                      Esa corteza, muy fisurada, no es representativa de lo habitual en estas plantas. Tampoco lo es su porte o el del tronco de la Universidad: son fotinias poco comunes.

Una nueva perspectiva de la primera de nuestras fotinias; veis que es un árbol longevo que necesita un cierto soporte externo:



                                                  Y, otra perspectiva: ésta desde el ángulo opuesto.                                                                                                                                                        Estas fotinias serrulata son muy semejantes a las fotínias glabras. A veces pueden confundirse. Ambas especies generan además numerosos hibridos...

                                                                            Las hojas de las fotinias son muy características: lo más peculiar es su inicial color rojizo que luego vira hacia diversos tonos de verde, más oscuro en el haz.  


Son hojas elípticas, oblongas u oblongo-abobadas; de 10 o más por unos 5 centímetros. Son alternas, simples, con el borde ligeramente aserrado: de ahí el calificativo "serrulata" o "serratifolia". 


Son hojas coriáceas; de ápice acuminado; es decir, con el limbo acabado en punta. Con los pares de venas muy visibles; son  glabras (lampiñas) por las dos caras. Aquí vemos algunas y podemos comprobar la evolución del peculiar tono rojizo de varias de ellas: 


Planta con numerosas variedades, algunas híbridas... La hibridación más famosa es la ya referida, con la fotinia glabra: da lugar a la "Fotinia Red Robín", arbusto de rápido crecimiento -hasta unos 3 metros- que embellece jardines y setos de todo el mundo con el colorido brillante de sus hojas... de peculiares tonos rojizos en la juventud, que pasan al lila, y a otros tonos hasta llegar al intenso  verde en la madurez.  Aquí, vemos unas hojas muy jóvenes


Y aquí, cómo van variando de color. Lógicamente, mantienen los jardines y setos vivos y atractivos.


Y, aún más hojas de diverso colorido


Son también destacables las bellas flores primaverales de esta fotinia, similares a las de la "serrulata y la "glabra":




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada