Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

sábado, 27 de diciembre de 2014

Roble rojo americano (Quercus rubra)

El roble rojo americano, "roure americà" en catalán, es uno de los característicos robles del Nordeste de América, con grandes hojas que en Otoño devienen rojizas con distintos grados de intensidad. Este ejemplar está en Sant Cugat del Vallès.



Lo vemos ahora a finales de Noviembre, con su característico color otoñal. Monta guardia en uno de los principales accesos al Monasterio de Sant Cugat.


Son árboles que miden unos 20 ó 25 metros de altura, aunque en algún caso pueden llegar cerca de los 40. Disponen de ramas que tienden a la horizontal y, en consecuencia, son árboles de amplia copa.  

                                                                                                                                                                  Este otro ejemplar está también en Sant Cugat, en la magnífica plaza situada delante de la preciosa iglesia gótica de su monasterio. 
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Son árboles que crecen con rapidez, sobre todo en sus primeros años.  



Su tronco es derecho, recto, columnar. En su madurez puede llegar  a medir un metro de diámetro; incluso más.




Su corteza está fisurada como con crestas.




El de la izquierda es el tronco de otro roble rojo de Sant Cugat; situado, en concreto, en una amable avenida peatonal bordeada de robles. 





Este otro tronco es de un roure roig situado en can Borni, en la falda-mar de Collserola, encima de Barcelona.







Es un roble más antiguo; recto, recio y con su corteza profundamente fisurada 


                                                  Sus hojas son muy distintas de las de los robles europeos. Son hojas muy grandes, de entre 12 y 25      centímetros.                                                                                                                                                             Son hojas simples, largamente pecioladas, que disponen de entre 4 y 7 pares de lóbulos, agudos, como triangulares 

Hojas de color verde oscuro por el haz y tendentes al glauco por el envés. Ovales o abovadas.


Son árboles muy frondosos, creadores de estupendas sombras, como muestra uno de los robles rojos de la plaza de Sant Cugat ya citada:


Las yemas, que crecen en el extremo de las ramillas y en las axilas de los largos peciolos, son de color pardo, escamadas:


Sus frutos son "aquenios", bellotas, miden hasta tres centímetros de largo. Maduran al final de su segundo año. La "cúpula", escamosa,  es amplia pero corta, como vemos:


Muy frecuentemente las bellotas aparecen en grupos de a dos:


Vemos ahora, de nuevo, un roble de la plaza de Sant Cugat, pero ya en Otoño, con su característico color, que va virando hacia el rojo, aunque no de un modo muy vistoso... 


He aquí las hojas, que van volviéndose pardas...,


pardo-rojizas en el árbol que hemos visto en primer lugar:


Las hojas del roble de Collserola que hemos fotografiado ya caídas, son más cárdenas o pardas que rojas. Entiendo que las diversas subespecies deben tener hojas más o menos rojas, sin llegar al escarlata del famoso "scarlet oak" norteamericano: 


Por último, una visión de nuestro primer roure americà, situado cerca del monasterio gótico de Sant Cugat:




5 comentarios:

  1. El roble es un árbol que siempre me ha impresionado por sus dimensiones, el porte, la grandeza de este género es digna de admirar. Preciosas fotos y un reportaje interesante, como siempre.
    Deseo que estés disfrutando de unas felices fiestas y te deseo lo mejor para este año ¡Feliz 2015!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Nunca he visto un roble americano con frutos ¿por qué? Precioso el artículo como siempre.Yo también me sumo a la felicitación de Montse para el año que viene un abrazo del robin

    ResponderEliminar
  3. Feliz año 2015, para las dos. Y gracias por vuestros comentarios, siempre amables y positivos.Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  4. Encontré unas bellotas y las germine ahora tengo una pequeña planta y me dicen que es roble podrían con las fotografías ayudarme y comentarme si es roble?

    ResponderEliminar
  5. Busco arboles en Sant Cugat y me encuentro con la magnífica descripción que hace Pedro Arola de los robles americanos (entre otros) que hay en la Plaza Octaviano (del Monestir). Gracias Pedro por ocuparte de los arboles de "mi" pueblo. Conozco y tengo "Arbres sigulars de Sant Cugat" (muy bueno por cierto), pero echo en falta una publicación que describa los arboles que hay en las calles. Son muchos y creo que valdría la pena darlos a conocer. El Ayuntamiento ha realizado una gran labor de plantación y cuidado de estos arboles. Un pasito más sería hacer una pequeña publicación. Hubo una los años 80, pero los tiempos han cambiado y especialmente Sant Cugat. Si alguien tiene influencia para que se haga este "inventario-publicación" estoy seguro que muchos lo agradeceríamos. Tenemos ya una publicación sobre los árboles singulares. Ahora nos falta otra que nos muestre los árboles de la calle

    ResponderEliminar