Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

sábado, 25 de octubre de 2014

Arce plateado. Erable argentat. (Acer saccharinum)

El arce plateado, llamado también "arce sacarino", "arce blanco americano" y "Erable argentat", en catalán, es uno de los arces norteamericanos de crecimiento más rápido. Es un árbol caducifolio, vistoso y elegante, que puede llegar a los 30 metros de altura.


Sus hojas son muy características, inconfundibles: son hojas simples, opuestas, de forma palmada dividida en cinco lóbulos; fuertemente dentadas. Su haz es de color verde claro y su envés, de un color aún más claro, casi plateado. Vemos ese contraste en estas hojas de uno de los "saccharinum" plantados en Barcelona:


Las hojas pasan en otoño a colores amarillos o púrpuras. Aquí vemos las hojas de un arce situado en Pamplona, que viran hacia un color púrpura, casi rojo...:


En efecto, he aquí una de esas hojas, de precioso color, ya caída: 





                      Su tronco es derecho,            columnar.                                                                                                                                                                                                                                                     La corteza, de color gris claro, es lisa; con la edad se agrieta y tiende a desprenderse en escamas  

He aquí ahora un conjunto de arces plateados, ya otoñales, situados en una de las carreteras de acceso a la Universidad de Navarra, en Pamplona. De uno de ellos es el tronco que hemos visto:


Una nueva visión de esos arces pamplonicas que pertenecen a la variedad de la especie cuyas hojas viran al púrpura...




Este otro "erable argentat" está situado en un pequeño pasaje de la "Dreta" del Ensanche, en Barcelona.                                                                                                                                   En el Pasaje Alió. 



                                                           
Todo el pasaje está ornado con una alineación de esos arces; de una de  las variedades  que en otoño amarillean.


                                                                               Aquí otro de esos árboles del pasaje Alió.                                                                                                                                                                                                                                               El Ayuntamiento de la ciudad está procurando diversificar las especies de árboles plantados en sus calles. En este momento  son 322 los saccharinum barceloneses.

Éste, está situado en la calle del Tte. Coronel Valenzuela, junto a los jardines del palacio de Pedralbes, la copa de cuyos árboles veis a la derecha.




Ahora, otro de los "erables" de esa calle próxima a Pedralbes.

Son árboles naturales del Este y centro de los Estados Unidos. Fueron importados a Europa en 1725.

El nombre "saccharinum" procede del jugo azucarado que se obtiene de su savia.
Algunas variedades, como la de los árboles de Pamplona que hemos visto tienen largos peciolos rojos; son también rojos los nervios principales de las hojas: aquí los tenéis:


Acabamos con una visión de algunas de las hojas de los árboles próximos al palacio de Pedralbes que empiezan a cambiar de color:


1 comentario:

  1. Sí que son bonitos estos árboles, en especial en otoño cuando cambian de color las hojas y se van viendo las distintas tonalidades ¡qué buenas fotos has hecho!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar