Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

sábado, 18 de abril de 2015

Mimosa azul. (Acacia saligna)


La mimosa azul ó acacia azul es una planta de hoja perenne, procedente de Australia, que puede llegar hasta los 8 ó 9 metros de altura. Pertenece a la familia de las "mimosas" (mimosaceae). Vemos una de ellas situada en el inicio de la calle de Aragón, en Barcelona, en Primavera.


Y, otras dos plantadas en la Avenida de Mistral.  Se trata de unos árboles de porte muy elegante y copa densa. Casualidad: hemos "cazado" un balón volando por el camino... 


La "saligna", dentro de la familia de las mimosas se distingue por el color de sus hojas... Como veremos no son propiamente hojas, sino "filodios". En cualquier caso tienen un peculiar color verde-azulado que da mucha personalidad a sus copas en las estaciones no primaverales...


Estas acacias, de la avenida Mistral, dan una gran y fresca sombra a esa amable avenida-paseo:


                                                                                               Como veréis, la corteza de sus recios troncos es pardo oscura o       grisácea.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 Corteza que tiende a agrietarse con la edad, aunque sus grietas no son excesivamente profundas. 
En efecto, las hojas no son tales sino que son "filodios", es decir, peciolos o ramitas dilatadas que sin serlo morfologicamente cumplen la misión de las hojas. De hecho sí hay hojas en los árboles jóvenes y en las nuevas ramas, hojas compuestas; pero  luego se reducen a "filodios",  alargados y estrechos como los que aquí vemos.


Esas falsas hojas miden unos 25 centímetros de largo por unos 5 de anchura. Son de forma lanceolada o lineal. Aquí están:





En primavera el tono azulado de las mimosas "salignas" es desbordado por el amarillo de las flores y sus inflorescencias. 













Generan una auténtica cascada de color casi oro...




Verdadera-mente la avenida Mistral resulta deslumbrante...














Y también lo es la copa del árbol que hemos visto en primer lugar:


Las flores, de apenas dos milímetros de diámetro, se asocian en inflorescencias esféricas de casi 10 milímetros de diámetro que, a su vez, se arraciman...


Vemos ahora, más de cerca, algunos de esos "glomérulos"


Y, cerramos la entrada con otro conjunto de flores. Los frutos, legumbres de entre 5 y 12 centímetros, los incorporaremos en verano...





1 comentario:

  1. Todos los árboles son bonitos pero cuando se detiene uno en los detalles, entonces, es cuando se ven y se comprenden a nuestros compañeros de viaje.

    ResponderEliminar