Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

sábado, 9 de julio de 2016

Encina "carrasca". (Quercus ilex subsp ballota ó rotundifolia)

La encina es una especie autóctona de la zona mediterránea: está perfectamente adaptada a su clima. Es el árbol con mayor presencia en España: lo acogen más de tres millones de hectáreas, es decir, casi un 25 % del área arbolada del país.  




Hay dos "subespecies" de encinas. La "quercus ilex ilex" y la "quercus ilex ballota (o rotundifolia)" En este blog hemos dedicado a la "ilex ilex" una amplia entrada, bajo el título "encina". Ahora nos referimos a la "ilex ballota", cuyo nombre más corriente en castellano es "carrasca". Las carrascas se sitúan más al interior de la Península Ibérica, lejos del mar, en las zonas de clima continental. 

La fotografía de la izquierda corresponde a una carrasca del carrascal situado en la falda de Montjuich, dando escolta otros árboles más exóticos del 
Jardín Botánico 

Dentro del mismo "carrascal", que también está acompañado de quejigos, vemos otro ejemplar de encina-carrasca más desarrollado.





Y aún un tercer ejemplar de ese bosquecillo.



Las carrascas se denominan a veces, en Castilla y Extremadura "encina dulce" o "encina de bellotas dulces"



Vemos cómo la carrasca  tiene un aire grisáceo, un poco triste, distinto del verde más vivo de la "ilex ilex".

Se trata de unos árboles robustos, muy longevos: viven cientos de años. Árboles siempre-verdes, de hoja perenne, de recias ramas y amplia copa.

Su aspecto más "triste" que el de las encinas "ilex ilex" es muy llamativo en la comparación con el color más verde claro de otro árbol, o arbusto, de la familia, la coscoja  (quercus coccifera), "gàrric", en catalán

En efecto, vemos ahora una carrasca y, delante, debajo, una coscoja: observamos esa notable diferencia de color...


Es una fotografía tomada en un soleado y muy caluroso día de Agosto, en una zona interior y muy seca de Cataluña: en la "Baronía de Rialp". 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      A la derecha otra fotografía similar: "quercus ilex ballota"  junto a "quercus coccifera" (gàrric), en ese día tan soleado...                                                                                                                                                                                                                                                                                                          


                                                                                                                  Los troncos de las encinas, y, en particular, de las carrascas, son recios; sus raíces, fuertes y profundas, si el terreno lo permite. Las ramas surgen a poca altura y dan una copa amplia, redondeada de ordinario; es un ramaje denso e intrincado. A la izquierda vemos el tronco de una de las carrascas del "carrascal" de Montjuich. 


               La corteza es pardo-negruzca, con grietas transversales y longitudinales poco profundas.                            

Las hojas de las carrascas son más cortas, redondeadas y peludas que las de las "ilex ilex". Son alternas, coriáceas, con dientes espinosos en los bordes.  Verdes aunque poco brillantes por el haz y grisáceas y muy vellosas por el envés; las jóvenes son de un verde más claro.                         
                           

Son hojas perennes que permanecen en el árbol entre dos y cuatro años


Ciertamente las hojas jóvenes recuerdan mucho a las del acebo (ilex aquifolium) como aquí abajo vemos; de ahí el apellido "ilex" de estos "quercus", según creo...


Son árboles "monoicos", es decir que tienen en el mismo pié flores masculinas y femeninas. Las masculinas, mucho más vistosas, se agrupan en amentos colgantes de hasta 5 ó 6 centímetros, de color verde-amarillento, que pasa después a un color anaranjado, y luego a color pardo . Aquí vemos algunos de ellos: 


Los vemos aún más de cerca. Se dan por toda la copa, aunque preferentemente en la parte inferior. La floración se produce de marzo a mayo, cuando la temperatura media alcanza los 20 °C y 10 horas de sol diarias



Vemos cómo las flores masculinas son numerosísimas. Y conceden al árbol un aspecto sorprendente



                                                                                                                                                                                                            Aquí, a la derecha, vemos, en efecto, una carrasca, llena de amentos masculinos con su aspecto "amarillento"                                                                                                                                                                                                                                             Se trata de otra carrasca de las de Montjuich.

Y ésta es una carrasca próxima a la anterior, que ha superado ya casi totalmente la fase de amentos:


El fruto de la encina, incluida la encina-carrasca, es la "bellota". se trata de un glande alargado, de 2 a 3 cm de largo y 1,5 cm de grosor, de color verde que pasa al marrón oscuro al madurar. Cuenta en su base por una cúpula grisácea pubescente, semiesférica, que aquí vemos y que cubre, más o menos, un tercio de la bellota...



                                                                                                                                                        En ocasiones no es fácil distinguir los ejemplares de una y otra subespecies, porque con frecuencia se produce la hibridación de encinas y carrascas... Acabamos con la fotografía de una pequeña carrasca, que ciertamente podría ser una "ilex ilex", situada en un jardín de Canet d'Adri, en Girona.

La encina-carrasca es un árbol muy estimado hoy día por los ganaderos: en efecto, en las dehesas de Extremadura y Andalucía Occidental, especialmente, las bellotas de esa especie son alimento muy importante para  el ganado porcino, ganado que se ha convertido en una muy notable fuente de ingresos económicos... 

Antonio Machado, el gran poeta sevillano de Castilla compuso un precioso poema a las encinas: en mi opinión, Machado se refiere a las "ilex ballota", a las carrascas..., más que a las "ilex ilex". Dice así su primera estrofa:

¡Encinares castellanos
en laderas y altozanos,
serrijones y colinas
llenos de oscura maleza,
encinas, pardas encinas;
humildad y fortaleza!


Para ver el resto del poema, clicad aquí


                                                                                                             

2 comentarios: