Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

domingo, 27 de diciembre de 2015

Glicina (Wisteria sinensis)



La Glicina es un árbol caducifolio, procedente de China y Japón e importado a América y Europa en el Siglo XIX.

                                                Su característica fundamental son sus grandes y bellas flores, azules, violetas o blancas, en algunas variedades, que se asocian en largos racimos, como él que aquí vemos.

Es una trepadora resistente a climas difíciles que crece con una notable fuerza invasora. Es ideal para decorar pérgolas, rejas y balcones. Además del bello color de sus hojas, destaca por su excelente olor. Aquí tenemos una alineación de glicinas que protegen parte del parque de Joan Miró, en Barcelona: 


                                                    Y, aquí, a la izquierda, una de esas glicinas.                                                                       Cada una de ellas se sustenta en una columna, la embellece y colabora en la formación de un a modo de muro.                                                                                         Vemos cómo es un árbol denso, compacto, de porte oblongo...

La valla que protege el jardín de esa casa es desbordada por las flores de sus glicinas. Se trata de una visión bastante corriente cuando se cultivan glicinas...:


Sus troncos son leñosos, recios, muy retorcidos. Sus raíces son agresivas, fuertes: es aconsejable plantarlas sobre terrenos profundos y con atención para que no perjudiquen a las paredes adyacentes, cuya estructura pueden dañar gravemente.


                                                                                                                                                                                                                                                               
El tronco de la anterior fotografía corresponde a una de las glicinas del parque de Joan    Miró                                                                                                                                                  


Este de la derecha, también. Pero se trata de una foto invernal: podemos comprobar la espectacular ramificación de esta especie...

Son plantas que pueden llegar a medir hasta 15 metros de altura. Son muy longevas: pueden vivir más de 100 años. Ahora, otro tronco de ese paseo entre glicinas del parque de Joan Miró: 


Las hojas son compuestas, compuestas de entre  7 y 13 folíolos ovales, folíolos opuestos por parejas y con un folíolo terminal. 



                                                                          Las hojas miden entre 10 y 30 centímetros.                                                                                                                                                                     Los folíolos, ovales y acuminados, es decir, acabados en punta, miden hasta 7 u 8 centímetros                                                                                                                                                               Son hojas caducas, que amarillean en Otoño, dando una particular belleza a la planta, como veremos en las siguientes fotografías


                                                                                                 Hay que cuidar mucho la poda de estas plantas con objeto de que se ajusten a las medidas deseadas. De hecho, se aconseja que se lleven a cabo tres podas cada año: durante la primavera, el verano y el otoño.

Indudablemente lo más destacado de las glicinas son sus espectaculares flores. La floración tiene lugar a finales del invierno o al inicio de la primavera; alcanza su máximo en  Mayo

                                         Esas inflorescencias, en forma de racimos colgantes, se alargan hasta más 15 ó 20 centímetros.                                                                                                                                           Surgen antes de la aparición del follaje. Las flores exhalan un potente aroma, similar al se la uva. Son plantas que atraen a numerosas abejas y otros insectos, facilitando así la polinización de otras plantas de un jardín... 

                                                                                                                        Vemos ahora, más de cerca algunas de esas hojas. Son flores de color violeta o malva, blancas en algunas variedades: en cualquier caso, muy vistosas
Aquí tenemos, también más de cerca, parte de las inflorescencias de las glicinas situadas detrás de la valla antes vista. 


Y, aún más de cerca, algunas de esas inflorescencias.


Los frutos son "legumbres" planas, pardas, aterciopeladas, con forma de vaina, de unos 6 u 8 centímetros de longitud. Las semillas, en forma de pequeño disco de 1 centímetro de diámetro se liberan en verano.


 Las vainas permanecen en el árbol. En la anterior foto podemos distinguir algunas de esas vainas en unas glicinas de la calle Iradier. Una observación importante: tanto las semillas como las vainas son altamente venenosas !




                      La glicinia es, como sabemos, una planta trepadora cuyo sistema de crecimiento es el de desarrollar brotes vigorosos que se van enredando en los soportes que la planta encuentra en su camino; pueden trepar incluso hasta la copa de los árboles.

Hemos acabado incluyendo esa fotografía de una de las glicinas de Joan Miró en un luminoso día de Primavera



3 comentarios:

  1. ACRÓSTICO ARBÓREO
    Geranium
    Laurus
    Idesia
    Castaño
    Ipheion
    Nogal
    Almendro

    ResponderEliminar
  2. Preciosa la Glicinia, siempre me ha gustado, mis vecinos tiene una que me tiene enamorada. En el Parc Güell hay una en la entrada.
    Un abrazo y Felices Fiestas!!

    ResponderEliminar
  3. Yo no diría que la glicinia es un árbol. Es una planta trepadora. Los árboles se caracterizan por tener un tronco que desarrollan desde el momento de su nacimiento, y que tiene la función estructural de mantener la copa, mientras que las trepadoras necesitan un soporte al menos en una primera etapa de su vida.

    ResponderEliminar