Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

sábado, 22 de noviembre de 2014

Banano. Plátano. (Musa x paradisiaca)

Los bananos, llamados también plátanos, son grandes plantas herbáceas, con muy diversas especies y variedades: el género del que forman parte ("Musa") tiene más de 50 especies y muchas subespecies híbridas. Son plantas tropicales que constituyen una fuente de alimentación muy importante a nivel mundial: sólo tres plantas son más cultivadas que las bananas: el trigo, el arroz y el maiz.


Mucho menos importante es su cultivo con objeto ornamental: el que hemos visto es un banano, una "musa", situado en un jardín vecino a la Travesera de Les Corts, en Barcelona. De hecho no son árboles; ¡ son hierbas !  (técnicamente: "megaforbias")




A la derecha vemos un ejemplar más pequeño situado en un jardín del Maresme.







Ciertamente, sus grandes hojas dan un bello aspecto exótico a nuestros jardines...

A la izquierda tenemos un ejemplar muy notable, es-pectacular: un banano que preside el original jardín interior de la estación de Atocha de Madrid.                     
                
                   El arquitecto que reformó la estación, creo que Rafael Moneo, con ese jardín ha tenido un rasgo de genialidad.
Este es otro banano de Les Corts, próximo al estadio del Barça; estas plantas no tienen tronco o, mejor dicho, su peculiar tronco es un "rizoma", es decir un tallo subterráneo con varias yemas que crece de forma horizontal: 


El "rizoma" da lugar a brotes herbáceos que están constituidos por grandes hojas, cuyas vainas están dispuestas en espiral fuertemente apretadas unas a otras, constituyendo los falsos troncos. Es decir: todo el conjunto de tallos y hojas que vemos arriba son un único banano...

Vemos ahora, más de cerca, los "falsos troncos", los "tallos", de otro banano. 


Esos tallos tardan cerca de un par de años en llegar a la madurez. Entonces, dan lugar a las flores... y frutos, y, producidos los frutos, muere ese tallo: el rizoma emitirá un nuevo tallo...

Aquí varios bananos en un jardíncillo de Les Corts. Veréis que hay tres ó cuatro grupos de tallos: 3 ó 4 rizomas:



                                                                        Las hojas son grandes, simples, lisas, enteras, tiernas, con vaina y normalmente con pecíolo.                                                                                                                                         Son hojas muy "endebles" sus bordes se rompen fácilmente con el viento                                                                                                                                           Lo vemos en un banano plantado en un patio interior de ese barrio.                                   

                          No se han roto, pues lógicamente están muy cuidadas, las hojas de ese banano de la estación de Atocha.                                                                                           Tienen el ápice truncado y la base redonda o con forma de corazón.                                                                 De color verde por el haz y más claras, casi glaucas por el envés.

Maduro el nuevo tallo -cuando dispone de 10, 15 ó  más hojas-, el rizoma emite un vástago con una inflorescencia final que surge en medio de las hojas: es un a modo de gran capullo de color violáceo constituido por brácteas de color cárdeno que protegen las flores. Vemos aquí una de esas inflorescencias, con 2 ó 3 brácteas ya abiertas: 


El vástago emitido verticalmente por el rizoma se inclina enseguida por el gran peso del capullo y dará lugar a una larga espiga. Los ocho o diez grupos de flores que se liberan al caer las primeras brácteas son de flores femeninas, que darán lugar a frutos; posteriormente caen las brácteas de flores neutras y masculinas.  
     
Éstas, excepto en algunas especies peculiares de bananos, se dispersan y desaparecen: queda a la vista la espiga desnuda, acabada en el capullo que aún contiene y va liberando flores masculinas.                                                      Esa larga espiga puede llegar al suelo y en los cultivos de bananos es conveniente cortarla cuando se acaban las flores femeninas.                                                 Vemos toda esa estructura en la foto de la derecha.         


En la foto de la izquierda tenemos ya uno de esos grupos de flores que libera la caída de una bráctea.                                                                                                         Son flores amarillentas, irregulares.                                                                               Cada grupo de flores dará lugar a un grupo de frutos unidos, denominados "manos"
He aquí, más de cerca un grupo de flores, protegido aún por su bráctea:


Vemos ahora cómo va fructificando la planta: un primer grupo de flores está dando lugar a sus frutos, sus bananos, que irán creciendo. El grupo siguiente parece que también ha dado lugar a frutos; pero el tercer grupo aún está simplemente en su estadio de flor o de flor apenas evolucionada, protegida por su bráctea:



                                                                                                                        Visión ahora de otro conjunto de vástago, frutos asociados en "manos", y capullo pendiente ... 
El banano, o plátano, tarda entre 80 y 180 días en llegar a su madurez. Es una falsa "baya" que se asocia en racimos de hasta 400 elementos y un peso de 50 kilos. Es una de las frutas más consumidas mundialmente 

Otro conjunto de plátanos, madurando, suprimido ya el resto de espiga no necesario:



Por último tenemos ya un conjunto de bananos a la venta. Se ve que aún están unidos en "manos", en grupos que proceden de los grupos de flores protegidos por cada bráctea. 


Hay muy diversas especies de bananos. Algunos son para comer frescos, como fruta, son los propiamente llamados "bananos", pero en España se les llama "plátanos". En cambio, muchos otros -por su superior contenido en féculas- son para comer tras ser cocinados: la mayoría; son los internacionalmente llamados plátanos y en España llamados bananos. En muchos lugares, en realidad, se confunden ambos nombres o se usan indistintamente.

Acabamos viendo la espectacular perspectiva del jardín de la estación de Atocha de Madrid que, como hemos dicho, está encabezado por un "Musa" (esta foto no es mía: está bajada de internet)




1 comentario:

  1. Hola, creo que son "strelitzia nicholai", y no plátanos en la stación de Atocha de Madrid : http://www.aujardin.info/plantes/strelitzia_nicolai.php

    saludo de París y gracias por este blog exótica ! :)

    ResponderEliminar