Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Membrillero. Codonyer. (Cydonia oblonga)

El membrillero, "codonyer" en catalán, es un árbol caducifolio, de hasta 4 ó 5 metros de altura, ya conocido, cultivado y estimado desde hace milenios. Procede del Asia oriental: Turquía, Iran, etc. Vemos un ejemplar de su característico fruto, una "poma" similar a las peras, pero un poco deforme...




Árbol de copa irregular, un poco caótica. Soprende que en unos arbolillos más bien pequeños se asiente multitud de frutos grandes y pesados. 


Los nuevos brotes son peludos, las ramas viejas, lampiñas. El tronco es tortuoso, con corteza lisa, grisácea, que se agrieta y desprende en escamas con la edad. Vemos uno de esos rudos troncos: pertenece a uno de los membrilleros del parque de Cervantes, de Barcelona:


Sus hojas miden entre 5 y 10 centímetros. Con margen entero y forma que varía de oval a redondeada.



Son hojas alternas. Con peciolo corto. Su haz es "glabro" -sin pelos, lampiño-, su envés, "tomentoso", es decir: peludo...


Aunque no lo apreciamos en estas fotografías, la superficie del envés de las hojas está poblada por multitud de pequeños pelos blancos.


Las flores aparecen en Marzo-Mayo, más tarde que las hojas. Cuentan con 5 pétalos, blancos o rosáceos, y multitud de estambres, unos 20. Las flores de nuestro "blog", un poco tardías, desmerecen: los grandes pétalos blancos han desaparecido ya...




Pero, al menos, vemos muy bien los estambres.

Y vemos también en estas fotos, que están algo amplia-das la pelusa que cubre el envés de las hojas.

Los frutos jóvenes están recubiertos de una auténtica "borra" de pelos grises. 





Aquí, al lado lo ve-mos:








Conforme la fruta va madurando, va perdiendo su cobierta de pelos...


Por fin, los membrillos aparecen, amarillo-dorados, lustrosos, brillantes, apetecibles... con un gran aroma. Pero es un fruto muy áspero y duro: no suele comerse sin un tratamiento previo. Lo oportuno es tomarlos en forma de "carne de membrillo", "dulce de membrillo", "codonyat". 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada