Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

domingo, 5 de julio de 2015

Arbol de fuego. (Brachychiton acerifolius)

El "Árbol de fuego", o "Brachychito rojo" es un árbol de origen australiano, muy longevo y de crecimiento rápido, que puede llegar a los 30 metros de altura, si bien fuera de su ambiente original solo alcanza los 12 ó 15 metros






Es un árbol dotado de una floración espectacular, escarlata. La floración tiene lugar al término de la Primavera y previamente han caído sus hojas. Después vuelven a aparecer las hojas. 




Se dice que es un árbol semiperen-nifolio y es que solo pierde la hoja los años en que florece y no florece hasta que alcanza cierta edad: 7 u 8 años.



Estos ejemplares se encuentran en la Avenida de Nuestra Señora de Montserrat, de Barcelona
                                                                                                                         Este otro árbol se encuentra en una calle de Les Corts, también en Barcelona y fuera de la epoca de       floración.                                                                                                                    Forma parte de unas alineaciones que  embellecen la calle Guitard. Su porte piramidal hace que estos árboles sean muy adecuados para calles con aceras estrechas...






Este otro ejemplar, mayor, y más claramente piramidal, está situado en El Morell, amable pueblo próximo a Tarragona, en una calle secundaria orlada por "árboles de fuego", si  bien este ejemplar solo nos muestra su porte, su tronco y sus hojas 


He aquí el tronco, de otro ejemplar. Se trata de troncos cilíndricos y rectos. Son árboles  con corteza lisa y verdosa durante los primeros años, que pasa luego a grisácea, rugosa y fisurada.                                                                                                                 



Son troncos que pueden engrosarse para acumular agua; en su caso, se defienden así de la sequía

Las hojas son simples. Cambian mucho de forma tanto en los diversos ejemplares como en el mismo ejemplar a lo largo del tiempo. Las juveniles son "lobuladas": tienen cinco profundos lóbulos. A veces, hasta siete. Aqui vemos algunas de esas hojas


                                                                                                            Y, a la izquierda, vemos las hojas lobuladas de un joven arbolillo plantado en la avenida de Josep      Tarradellas.                                                                                                                                                               Son hojas glabras, de textura coriácea, de color verde brillante en el haz y con los nervios muy destacados en el envés.

Las hojas de los árboles maduros no son tan lobuladas; quizás trilobuladas, pero muchas veces, enteras. Aquí tenemos las hojas del árbol de El Morell: veréis que son bien distintas de las de los ejemplares jóvenes


Aquí tenemos unas hojas juveniles pero prematuramente otoñales, en las que se pone de manifiesto los cinco lóbulos.


Las flores son rojo-escarlata acampanadas de entre 1 y 2 centímetros de diámetro y se agrupan en panículas de hasta 40 centímetros:



Vemos aquí otro conjunto de flores, de color rojo vivo que disponen de 5 pétalos parcialmente       fusionados.                                                                                                                        Esas flores se asientan sobre largos pedicelos, de entre 5 y 20 milímetros, también de color rojo,  El conjunto, como hemos visto arriba es una espectacular maraña roja y brillante


En ocasiones la floración es solo parcial, y parcial es, en consecuencia la caída de la hoja; los árboles son rojos en parte y verdes en parte. he aquí uno de ellos 


Los frutos, técnicamente llamados folículos, tienen forma de vaina; son de color negro, de unos 10 ó 12 centímetros: al madurar se abren y dejan ver un conjunto de semillas amarillas cubiertas por numerosas cerdas irritantes al tacto. 


Las semillas son nutritivas; las comen los aborígenes australianos una vez tostadas. Las vemos más de cerca




                                                                                                                                En efecto, son árboles eficaces para alineaciones en calles estrechas, como esta de Les Corts

Cerramos la entrada incluyendo 
otro de esos enjambres de flores y pedicelos escarlata, primaverales




No hay comentarios:

Publicar un comentario