Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Roble Catalán. (Quercus cerrioides)

El "cerrioide", también llamado "roble catalán" es un híbrido del robre "quejigo" (quercus "faginea")  y del "martinenc" (quercus "pubescens" ó "humilis) que se encuentra muy presente en Aragón y Cataluña. Es una especie "endémica" de España.  Son árboles de porte irregular, y copa abierta y no muy espesa.


El que hemos visto es un árbol muy respetable, de 1893, situado en un vallecillo de la sierra de Collserola, en la zona del "Font del Racó". Vemos ahora otra perspectiva de ese roble:



Y aquí abajo,una visión otoñal:


Contemplamos ahora el tronco y primeras ramas de ese notable ejemplar:


Estos robles son muy eficaces para contrarrestar la erosión del terreno. Tienden a una ocupación poco densa de su ámbito; y favorecen, así, el crecimiento y desarrollo de ricos sotobosques

Aquí, vemos más de cerca la fuerte base de ese tronco. Con su corteza gris oscura, casi negra; muy resquebrajada:


Sus hojas son simples, alternas, coriáceas, oblongas o elípticas. Con lóbulos regulares, triangulares, agudos, no obtusos como en el "humilis", ni punzantes como en el "faginea". Son lóbulos "mucronados", es decir: terminados en una punta corta rígida, a manera de una espinita.


El haz es verde, lustroso, gabro (es decir, sin pelos). El envés, verde menos brillante; pubescente ó tomentoso (es decir, velloso, con pelos). Son hojas relativamente grandes de 7 ó más centímetros de longitud; aproximadamente como las hojas del "pubescens" ó "humilis"


En muchas ocasiones las hojas permanecen todo el invierno secas sin desprenderse del árbol: se dice que son "marcescentes". Cabe, no obstante, bastante gradación en la "marcescencia". En algunas otras ocasiones se mantienen parcialmente verdes hasta el nacimiento de las nuevas: podríamos definirlas como "parcialmente caducas". 


Las anteriores hojas y las bellotas que siguen pertenecen a otro "cerrioides" que está plantado en uno de los jardines de Montjuich. 



Es una especie monoica que florece en entre abril y mayo, y cuyo fruto, la bellota, característica del género Quercus, presenta la cúpula cubierta de escamas.



Son árboles de porte mediano que llega a alcanzar de 15 a 20 metros de altura, cuando más. De hecho y a diferencia de los grandes robles atlánticos (Quercus "robur" y "petraea"), presenta generalmente individuos de altura moderada. Éste está situado en Can Mercader, en Cornellá:



Otra perspectiva del mismo roble:


Y, por último, el tronco del citado árbol de Montjuich


4 comentarios:

  1. Particularmente los robles me gustan mucho y más poder conocer esta especie endémica gracias a tí. El ejemplar de la primera fotografía es magnífico!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Son tan variables que muy a menudo son difíciles de distinguir de Quercus faginea y Q.pubescens. En Collserola es un auténtico lío porque que se cruzan con facilidad. Por cierto, como siempre, muy hermosas las fotos. Un saludo
    Toni Mora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toni: gracias por tu amable correo. Sí, yo no los se distinguir: tengo ahora paradas unas fotos del "faginea" en Barcelona a la espera de encontrar otros robles, verdaderamente "faginea", para que la entrada que suba al blog se refiera a diversos ejemplares y no solo al que ahora tengo. Saludos
      Pedro

      Eliminar