Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

viernes, 24 de febrero de 2017

Ampliación. Cedro del Himalaya. (Cedrus deodora)


Los cedros del Himalaya son algunos de los árboles más estimados por jardineros y paseantes. Están, por su belleza, "omnipresentes" en los jardines y parques de los países europeos. 

Por ello, esta página o entrada del blog es una ampliación  de la página principal referente al cedro del Himalaya o "deodora". Pretende complementar esa página principal. 
Para volver a la entrada principal:  clicad aquí 

En efecto, son señoriales los cedros deodora, como muestra este ejemplar ya conocido del parque de Pedralbes, en Barcelona. Son árboles de gran prestancia y belleza. 




Este esbelto cedro "estaba" en el jardín de Can Patxau, en el Vallés


"Estaba", porque el tremendo vendaval que en diciembre de 2014 arrasó el Vallés, lo derribó. 


Fue un gran dolor para la masia, un árbol plantado con ilusión 50 años antes...




                                                                                                                                             Ya conocemos estos cedros, en verdad "llorones", de uno de los jardines de Saxa Rubra, al norte de Roma.                                                                                                                                                                                                          También de Saxa Rubra es este conjunto de cedros del Himalaya que configuran un ámbito muy clásico en esos jardines romanos:




                                                                                                                                                                                                                                             A la derecha, contemplamos un último y notable ejemplar de los cedros romanos, que os ofrecemos.
Como ya sabemos, las inflorescencias masculinas empiezan siendo amarillas verdosas como estas que vemos. 


En ocasiones las inflorescencias son numerosísimas: parece mentira tal acumulación de flores masculinas; estas van pasando ya al color ocre que conlleva su madurez:


Es de más calidad esta foto de unas pocas inflorescencias más, ya pardas...:


No hemos podido resistir la tentación de volver a ver y de  ofreceros estas inflorescencias femeninas jóvenes y sorprendentemente azules:


Alguna de esas inflorescencias dará lugar a un piña en formación como la que ahora vemos:


Piña que madurará en su momento y que irá dejando ir sus semillas, poco a poco, quedándose reducida al vástago central: vemos aquí una piña bien madura y, a su izquierda, varios vástagos, de piñas que en su día fueron...:


Muy sorprendente es esta fotografía que capta el momento en que una piña está ya casí reducida al vástago, pero aún no: aún conserva las últimas semillas no liberadas:


                                                                                                                                                              Esbeltos son también estos cedros del jardín de Joan Brosa, que ya conocemos.                                                                                                                                                     Son cedros ya bien maduros, sólidos que conceden al jardín una preciosa belleza


 Este es un típico ejemplar de cedro del Himalaya joven y bien cuidado por los jardineros: está situado en una plazuela de la Diagonal.


Destaca su  silueta  claramente  piramidal.
                                Veréis que las ramas surgen horizontal- mente y que sus ápices caen 

Las hojas son aciculares, de 2,5 a 4 cm de largo, delgadas, blancas y flexibles, de color verde grisáceo. Con el tiempo ese color virará hacia un verde más oscuro.




                                                                      En efecto, el porte es bien distinto en este caso; así como el color del           follaje:                                                                                                                                                             Son dos "deodora" del jardín de Villa Cecilia, también en        Barcelona                                                     


Y acabamos viendo un conjunto de cedros del Himalaya situado en el parque del Putxet: se puede decir que ese parque es el paraiso de los cedros deodora: constituyen ellos el grueso de la vegetación del parque



Evidentemente podéis volver desde aquí a la entrada principal. Para volver:  clicad de nuevo

No hay comentarios:

Publicar un comentario