Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

sábado, 1 de septiembre de 2012

Saúco. Saüc. (Sambucus nigra)

El saúco, "saüc" en catalán, es un arbusto de hoja caduca de 4 ó 6 metros de altura, con unos frutos negros y ramillas rojas muy características. Vemos un saúco situado junto a la estación del cremallera de Queralbs, en el Pirineo catalán:


Es una planta europea. Su copa es redondeada, densa, un poco caótica...  He aquí sus característicos frutos y ramillas:


Es un arbusto...  que puede llegar a ser un árbol de hasta 6 u 8 metros de altura.  Este ejemplar está delante de Can Vilardell, también en la Vall de Ribes de Freser:


Este otro "saüc", este otro arbolillo, se encuentra en Planolas, casi en la crestería del macizo del Puigmal: se vislumbran los tonos rojos vinculados a sus frutos maduros.


Como vemos, el tronco de esos árboles se ramifica mucho y prontamente. Su corteza, gruesa, suberosa, está surcada por notables grietas verticales. Este tronco es el del saúco de Can Vilardell, casa que se adorna con ese árbol y que a la vez lo embellece con flores y plantas...


Las ramas, tan numerosas, tienen una médula blanquecina, amplia, que conoceréis por los experimentos de electricidad estática que se efectuaban con ella.

Sus hojas son compuestas, imparipinnadas. Tienen largos peciolos, que se insertan en las ramas de dos en dos, en direcciones opuestas. 


Cada hoja dispone de unos 5 ó 7 foliolos, que surgen también por parejas, excepto el terminal...
Los foliolos, que miden entre 5 y 10 centímetros de largo, tienen el margen serrado; son de color verde claro por el haz y por el envés. 





El fruto es una "baya" de 3 a 5 milímetros de diámetro, que se presenta en grandes racimos.










Esas bayas comienzan siendo blancas, como vemos en esta fotografía...




Y luego van oscurecién- dose hasta llegar a su típico color negro, algo azulado.






Aquí los vemos. Esos frutos, ya maduros son muy estimados por toda clase de aves.


Acaban cayendo, al final del otoño. Los frutos son comestibles, tras su cocinado. En cambio el resto de la planta es algo tóxica.


Por lo visto, en el Norte de Europa y en los Balcanes las bayas se utilizan para elaborar aguardientes... e incluso vinos. 

Pues aquí las dejamos.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada