Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

domingo, 31 de enero de 2016

Libocedro (Calocedro decurrens)

El libocedro, calocedro, o cedro de incienso es una gran conífera nativa del Oeste de América del Norte, de la familia de los cipreses, si bien su porte es más semejante al de las tuyas.  Este ejemplar está situado en Barcelona en los jardines de Jaume Vicens Vives, junto a la Diagonal. 


                              Lo vemos ahora con más detalle. Se trata de coníferas bien altas, de en torno a 30 metros, si bien pueden llegar en California      hasta los 50.                                                        Es una conífera singular, del género "calocedrus", de hecho es, practicamente, la única representante de ese género.                                                                                                               Su porte es cónico, no muy denso, esbelto; la anchura de su copa varía entre 2 y 4 metros



Tenemos aquí otro clásico libocedro, algo más joven que el anterior. Está plantado en la parte alta del Turó Park.



Su porte cónico y columnar es muy persistente y no se deforma hasta su vejez 



El Ayuntamiento de Barcelona  tiene controlados unos 51 libocedros. Muchos de ellos se encuentran en el parque de la Guinegüeta. Aquí abajo vemos un grupo de cuatro de ellos ubicados en ese parque: 


La madera de estos árboles es ligera, suave, blanda, de color marrón claro. Se utiliza en marquetería; también es estimada por los escultores: se trabaja bien, sin astillarse.

                                           Otro de los usos más habituales es la jardinería: es un árbol esbelto, de gran belleza y notable resistencia a la sequía. Y, en efecto, es un agradable compañero para los jubilados y otras personas que frecuentan los parques. Aquí vemos, por ejemplo, a dos señoras de edad bajo uno de esos libocedros de La Guinegüeta.                                                                                                                                   Su peculiar apelativo "de incienso" obedece a que su corteza, quemada, produce un olor como el del incienso
Los troncos son rectos, recios, conservan sus ramas bajas. Su corteza es fibrosa, primero lisa, luego se van formando fisuras y exfoliándose en largas tiras en la parte baja del tronco en los ejemplares más viejos. Corteza de color pardo, casi rojizo que luego se torna grisáceo. Abajo podemos ver bien esas largas tiras...


El follaje es persistente. Está formado por hojas "escuamiformes" situadas sobre ramillas que se mantienen en un plano, es decir, se presentan como racimos de hojas en forma de abanico. Lo vemos en las siguientes fotografías:


Esas hojas miden entre 3 y 13 milímetros. Estas son las hojas del árbol de junto a la Diagonal. 



                                                                                                                                                           Son hojas de color verde oscuro, casi brillantes, tanto por el haz como por el envés.                                                                                                                                    Se trata de hojas muy aromáticas. Si se frotan despiden un notable olor a resina                                                                                                                                                                       Estas de la izquierda son de uno de los árboles del parque citado.


La floración se produce a principios de primavera, con conos masculinos de color amarillo, de 4 a 6 milímetros. Esos conos surgen al término de las ramillas y son numerosísimos: facilitan extraordinariamente el reconocimiento de esta especie. Son globulares y dorados con 3-5 saquetes de polen. 


Vemos más de cerca esos conos masculinos:


El árbol es monoico: los estróbilos femeninos se sitúan sobre el mismo ejemplar, en ramillas distintas. De un color verde intenso al principio, estos conos se vuelven pardos en la madurez (alrededor de un año), liberando 4 (o menos) semillas aladas

Es curiosa su fructificación con aspecto de almendra, verde al principio y luego lignificada, que se abre dejando al descubierto sus semillas aladas. Aquí tenemos varios conos femeninos en distintas fases de maduración: 


Ahora sí: incluimos uno de esos frutos ya maduro, abierto para que salgan las semillas al exterior; pero éstas aún no están liberadas:


Pues bien, en Agosto de 2016, en Pedralbes, encontramos en uno de los libocedros de la zona un  notable conjunto de conos femeninos jóvenes. Los incorporamos al blog tras mostrarlos a nuestros seguidores como "adquisiciones de 2016"  


Vemos más de cerca algunos de esos estróbilos femeninos jóvenes:


                                                                                                                                                             Y, todavía más de cerca...                                                                                                                                                       
Pues bien, tras las incorporaciones del verano de 2016, continuamos con el blog... 

                                                                          Comprobamos de nuevo cómo la corteza es  muy fisurada.                                                                                 


Es el tronco de otro de nuestros libocedros.



Otro grupo de cedros del incienso del parque de la Guinegüeta:




                                                Por último, una distinta perspectiva de nuestro primer libocedro: enmarcado en un conocido edificio de oficinas de la Diagonal                                                                                                            Son árboles que llegan a ser muy altos. Al parecer, el ejemplar más grande que se ha localizado llega a 69 metros de altura.


A pesar de su nombre, el árbol tiene sólo un lejano parentesco con los cedros pues es un miembro de la familia de los cipreses. Lo único que tienen en común es pertenecer al mismo orden botánico.

4 comentarios:

  1. De nada, Trimbolera. Gracias a tí.
    Pedro

    ResponderEliminar
  2. He estado en ese parque, los Jardines Vicens Vives que tiene unas esculturas de ciervos preciosas aunque lamentablemente mutiladas por actos vandálicos. Me fijé en ese árbol y creía que era un cedro. Ahora, gracias a tí, salgo de mi error y conozco tanto su nombre como todos los datos que aportas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar