Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

domingo, 25 de enero de 2015

Acanto. Alas de Ángel. (Acanthus mollis)

El acanto es una planta herbácea, de raices perennes. Ciertamente no es un árbol pero merece figurar en este blog porque tiene una bella presencia en el mundo del arte: sus hojas son el elemento decorativo esencial de los capiteles corintios, los más bellos capiteles griegos, romanos y renacentistas...  Aquí vemos un conjunto de hojas:


Y, en efecto, podéis ver cómo esas hojas inspiran la decoración de estos magníficos capiteles del atrio de la Basílica romana de San Pablo Extramuros:



                                            Vemos más de cerca una hoja de acanto. Son hojas grandes de hasta 60 centímetros de longitud, y más.  Y 30, o más, de anchura                                                                                                                           Hojas simples, de formato oval o elíptico aunque con bordes profundamente dentados. Hojas de color verdi-negro, brillantes. Cubiertas por una suave pelusilla  


Las espigas florales son altas, de hasta cerca de dos metros. Ya, antes de llenarse de flores, tienen notable atractivo: son esbeltas, con un bello color verde. 


Estas, y las anteriores, pertenecen a los pequeños jardincillos laterales de la calle Llançà, de Barcelona .     Pero podríamos verlas en tantos otros parterres de nuestra ciudad o de cualquier ciudad del ámbito medite- rráneo, su ámbito de origen.  



Según maduran, esas espigas se constituyen en la sede de las numerosas flores. 







Son flores blancas, protegidas por una bráctea de color púrpura, que aquí vemos

Esas espigas, en parques y jardines, son muy numerosas y suponen una sorprendente e inesperada presencia luminosa...



                                                                          La floración tiene lugar en la tardía primavera o en un temprano verano. Son flores  persistentes.                                                                                                                                                                 Vemos más de cerca las flores y sus brácteas


   




                                        Y,  todavía más de cerca.                                                                                                                                                                                                 Son flores de estructura         compleja                                                                                                                                                                                                                                                       Flores que dan lugar a unos frutos ovoides, coriáceos de entre dos y tres ó cuatro centímetros de longitud. 


                                                  Son    frutos de tipo cápsula y dehiscentes (frutos que se abren naturalmente para permitir que salgan las semillas)                                                                                                                                             Este fruto, de la foto de la izquierda, es todavía un fruto no maduro... 

llll
                                              Estos sí son ya   frutos maduros, que, abiertos, liberarán entre dos y cuatro semillas cada uno, de un centímetro, arriñonadas, de color también pardo.                                                                                                   Tras la apertura de los frutos, las hojas decaen -puede incluso que sea necesario acabar de cortarlas casi a ras de suelo- y rebrotan  en Otoño


Vemos otra mata de acanto. En catalán su nombre es "acant", "Ala d'Àngel", "Herba carnera", etc...


Y, por último, otro par de capiteles romanos... adornados con hojas de acanto





3 comentarios:

  1. Buenas noches, arolgasp:

    Muy bonito el nombre ‘alas de ángel’. Las hojas, inconfundibles de los acantos, deberían haberme sacado de mi error, cuando en una entrada equivoqué las flores pensando que eran gamones.
    Desde entonces, y ahora con estas fotografías, ya no se me olvidan.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo tenía muchas matas de Acanto en mi jardín, pero las he eliminado en su mayoría porque lo cubría todo, sólo he dejado unas cuantas. ¿Sabías que los frutos maduros salen disparados haciendo incluso un ruido característico?, es una curiosidad poco conocida.
    Me gusta el nombre de "alas de ángel" y me gustan las fotografías que has hecho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Las plantas ocupan un lugar importante en el mundo del arte, aparecen tanto en los lienzos famosos de diferentes épocas, forman parte de creación arquitectónica, en la poesía. Y no es nada extraño - lo que ha creado la naturaleza choca con su perfección y se lo puede ver perfectamente en este post :)

    ResponderEliminar